Un buen contenido lo es tanto en fondo como en forma. Debemos poner en práctica principios aceptados de escritura online en Medios Sociales. Ni que decir tiene que la gramática y ortografía deben ser rigurosamente observadas y cuidadas.

  • Un tono humano y cercano: por muy seria que sea nuestra marca, la comunicación en Medios Sociales no puede ser ni distante ni fría. Al tratarse de una comunicación bidireccional, debe sonar humana. Y en ocasiones, hasta coloquial, distendida, amable y cercana.
  • Escribir un castellano correcto: como hemos dicho anteriormente, es importantísimo escribir con una buena ortografía, evitar escribir con mayúsculas (significan gritos) y con abreviaturas propias de la escritura “sms”. Utilizar las comillas para acotar vocablos extranjeros o neologismos y abandonar, por supuesto, el lenguaje grosero. Tener siempre como referencia un diccionario de la Real Academia Española a mano o una Guía de Estilo.
  • Mantener la corrección política: paremos a reflexionar antes de escribir y evitar palabras o actitudes que puedan resultar molestas para el resto de los usuarios.
  • Enfatizar las emociones: tenemos que tener en cuenta que en el lenguaje escrito no es posible dar entonación y que las frases escuetas, especialmente en Twitter, son malinterpretadas con facilidad. Hay que dedicar un buen tiempo a conseguir que el sentido de la frase quede claro. No está de más el uso de emoticonos básicos para simular tonos de complicidad o ironía. Recordemos un incidente de hace tiempo, la mala interpretación de un tuit de la cantante Russian Red8 sobre la belleza: los tuiteros interpretaron que promovía la anorexia cuando quería decir justo lo contrario. Escrito de otra forma, o con un emoticono, la frase no hubiese dado lugar a ambigüedades.
  • Enlaces y citas: la cortesía, reciprocidad, agradecimiento y honestidad son monedas de cambio habituales entre los valores 2.0. Estas cualidades llevan a los usuarios a enlazar compulsivamente a las fuentes originales de contenido y a citarlas: no olvidemos incluir “vía” cuando compartamos contenidos de terceros, son monedas de cambio y mejoran nuestra imagen social e, indirectamente, nuestro posicionamiento en buscadores. 
  • Ser creativos, llamar la atención: poner particular atención al estilo y a la persuasión de los tuits y actualizaciones de Facebook que queramos que sean redistribuidos.
  •  Actualizar, no borrar: si nos equivocamos lo mejor es reconocerlo y no borrar el contenido, sino pedir disculpas en una nueva actualización, puesto que los mecanismos de distribución ya lo habrán llevado a los usuarios suscritos de diferentes formas al mismo.
  • Pensar en el buscador de Google: optimicemos nuestro contenido introduciendo palabras clave, sin forzar la escritura, evidentemente. Utilizar correctamente las posibilidades en el formato de texto: negritas, cursivas… No menospreciar la importancia de la URL.

 

 

 

Web Analytics